Historía

SOCIEDAD FILARMONICA DE LA CORUNA

El día 17 de mayo del año 1904, promovida por un grupo de coruñeses aficionados a la Música, nacía oficialmente la Sociedad Filarmónica de La Coruña, siguiendo la tendencia de otras ciudades españolas que, por aquellos tiempos, estaban empeñadas en canalizar, por el mismo procedimiento, las inquietudes musicales de los ciudadanos y la organización de las actividades musicales. Fue, según creemos, la cuarta Sociedad Filarmónica fundada en España no siendo, desde luego, este, el primer intento de creación de la Sociedad ya que, años antes, entre 1821 y 1823 ya había existido otra Sociedad Filarmónica que, durante el tiempo de su existencia, desarrollo una gran actividad. Estos proyectos eran posibles debido al gran arraigo que tenía la Música en la sociedad coruñesa, lo que había hecho que, desde muchos años antes, tanto la actividad concertística como las representaciones de opera, fueran habituales en la ciudad y que no pocas de las obras de célebres compositores que eran estrenadas en distintos puntos de Europa, fueran conocidas entre nosotros con muy poca diferencia de tiempo.

Fundada la Sociedad y una vez transcurrido el verano de ese año, con el fin de poder organizar la temporada de conciertos coincidiendo con el periodo otoño-primavera tal como se venia haciendo entonces y se continua haciendo en la actualidad, el día 28 de octubre tuvo lugar, en la sala Berea, el primero de los conciertos de la Primera Temporada de la Sociedad en el que participó un Cuarteto con piano, compuesto por los músicos de la ciudad Forssini y Román, violines, Prado, viola, Alonso, chelo y Berea, piano, que interpretaron obras de Haydn, Grieg y Mozart, iniciando una tradición que habría de durar muchos años, que luego se perdió y que, en el momento actual, se esta recuperando y que, en opinión de la Junta Directiva de la Sociedad y de una gran parte de los socios, supone un enriquecimiento de la vida musical, como es el contar, para algunos de los conciertos de la Temporada, con músicos de la ciudad siempre, lógicamente, que reúnan las adecuadas condiciones lo que, en la actualidad, no es nada difícil si tenemos en cuenta tanto el gran desarrollo que las enseñanzas musicales han alcanzado como el hecho de que la creación de la Orquesta Sinfónica de Galicia ha propiciado que se afincara en ella un buen numero de intérpretes de alto nivel que pueden formar y de hecho lo hacen, grupos de cámara de calidad. Por supuesto que, entre los intérpretes gallegos que actuaron para la Filarmónica, no faltaron aquellos cuya carrera tenia o había de tener una proyección no solo nacional sino que, en algunos casos, se desarrollaba en el ámbito internacional como podrían ser, a titulo de ejemplo, los casos de Andrés Gaos, Manolo Quiroga o Mª Luisa Nache.

Desde el momento de ese primer concierto se inicia una actividad continua alterando, como sede de las actuaciones, la Sala Berea y el Teatro Principal ( luego Rosalía de Castro), para pasar posteriormente al Teatro Colon y regresar, finalmente, al Teatro Rosalía de Castro que es el local donde, en la actualidad, tienen lugar los conciertos de la Sociedad. Pero la Sociedad Filarmónica no se limitó a la organización de conciertos sino que, desde el primer momento, planteó diversos proyectos con el fin de involucrar en ellos, como protagonistas, a aquellas personas de la ciudad que estuvieran en condiciones de participar y estuvieran dispuestas a hacerlo y así, ademas del Quinteto al que antes se hacia referencia, apareció enseguida la orquesta de cámara que se denomino Agrupación de instrumentos de arco de la Sociedad Filarmónica de La Coruña probablemente a imitación de la Orquesta de instrumentos de arco de la Asociación de Música de Cámara de Barcelona que, en los primeros años de la Sociedad, fue invitada frecuente a los conciertos de las temporadas coruñesas. Mas tarde, ya en el 1934, se creó la Orquesta Filarmónica Coruñesa, origen de las posteriores orquestas de la ciudad. Y no quedaron aquí las actividades de la Sociedad ya que también fundó el primer Conservatorio de Música que vino funcionando durante años y fue, lógicamente, el antecedente dc los dos actuales Conservatorios y de la Escuela Municipal de Música.

Durante los más de cien años de existencia y actividad de la Sociedad fueron muchos los intérpretes y grupos, en especial de Música de Cámara, principal componente de las programaciones, que pasaron por las consecutivas temporadas, entre los que hay que hacer una mención especial a la Orquesta Sinfónica de Madrid del Maestro Arbós y la Orquesta Sinfónica Municipal de Bilbao las cuales, durante mucho tiempo, fueron las principales representantes de la música sinfónica en las temporadas de la Filarmónica. También, gracias a la Sociedad Filarmónica, pudo disfrutar la ciudad de la presencia de grandísimos intérpretes, algunos de ellos ya míticos, entre los que cabe mencionas, en una brevísima y difícil selección, al guitarrista Andrés Segovia, a la clavecinista Wanda Landowska, al arpista Nicanor Zabaleta, a los chelistas Pablo Casals (que vino en varias ocasiones acompañado al piano o con el celebérrimo y universalmente aplaudido Trío Cortot, Thibaud, Casals), Gaspar Cassadó, André Navarra y Radu Aldulescu, a los violinistas Henry Szering, Ida Haendel, Rugiero Ricci, Nathan Milsstein, Jascha Heiffetz, a los pianistas Arturo Rubinstein, José Iturbi, Alexander Brailowsky, Claudio Arrau, Leopoido Querol, José Cubiles, Alfred Cortot, Julius Katchen, Shira Cherkassy, Esteban Sánchez, Alicia de Larrocha, Alexis Weissemberg, Gerald Moore, Alfred Brendel, Joaquín Achúcarro, Paul Badura Skoda, José Tordesillas, Dimitri Bashkirov a los cantantes Carlota Dahmenn, Angeles Ottein, Armando Crabbé, Ofelia Nieto, Conchita Supervía, Elizabeth Schumann, Ninon Vallin, Consuelo Rubio, Teresa Berganza, Victoria de los Angeles, Montserrat Caballé, la coruñesa Mª Luisa Nache y a los compositores, que nos visitaron en función de pianistas, Enrique Granados, Manuel de Falla y Joaquín Turina.

En el momento actual y debido a la gran actividad sinfónica de Orquesta Sinfónica de Galicia (con la que la Sociedad Filarmónica mantiene un convenio para la actuación de grupos de cámara surgido en su seno), la Temporada de la Sociedad Filarmónica esta basada en la Música de Cámara. En Sesión Plenaria celebrada el dia 30 de abril del año 2004, el Ayuntamiento de la Ciudad, haciendo gala de su sensibilidad ante la historia y las tradiciones de la ciudad y reconociendo, de forma implícita, que entidades como ésta forman parte, realmente, de su Patrimonio Cultural e Histórico, concedió a la Sociedad Filarmónica, la Medalla de Oro de la Ciudad.

         

















La Orquesta de la Sociedad Filarmónica de La Coruña, con su Director, D. Alberto Garaizábal, en un concierto celebrado en el año 1935.


filarmonicacoruna